logo

Actualidad Noticias

Las claves del nuevo fraude de Volkswagen: el engaño escala a la gasolina y a la emisión de CO2

El terremoto de Volkswagen escala su magnitud. Comenzó siendo un fraude por la manipulación de las emisiones de óxido nitroso (NOx) en sus coches diésel, pero la crisis del grupo alemán ha subido dos escalones: el fraude también afecta ahora a las de CO2 y amplía los vehículos afectados a los propulsados con gasolina. ¿Cuáles son las claves de este nuevo escándalo?

¿En qué consiste el nuevo fraude de emisiones de CO2? 

El Grupo Volkswagen reconoció el pasado lunes que encontró "niveles incoherentes" e "irregularidades" en los niveles de emisiones de dióxido de carbono (CO2) de algunos vehículos. Los gramos emitidos de este gas estaba siendo superiores a los que se certificaron en las pruebas medioambientales. El consorcio explicó que el problema afectaba a 800.000 unidades, pero no ha explicado aún por qué se genera este exceso de emisiones. Esta información sí se conocía con las emisiones excesivas de óxido nitroso, porque fue descubierta por la agencia medioambiental estadounidense (EPA); en este caso se había manipulado el software de la centralita Bosch que equipaban los modelos con motor diésel EA189, para que los contaminantes medidos en laboratorio fueran menores que las emisiones de NOx en un escenario real de conducción en carretera.

¿A qué modelos afecta?

El consorcio alemán no ha detallado aún oficialmente los modelos de las marcas del grupo que están afectados por las emisiones, ni los años en los que se fabricaron. Pero según un portavoz del grupo citado por la agencia Bloomberg, los modelos afectados serían el Polo, el Golf y el Passat (de Volkwagen), el A1 y A3 (en Audi), el Leon y el Ibiza (en Seat) y el Skoda Oktavia. La mayoría de ellos, 702.000 unidades, utilizan combustible diésel. Los 98.000 restantes funcionan con motor de gasolina. Son modelos muy vendidos en todo el mundo y la compañía tendrá que explicar por qué solo afecta a 800.000.

¿Por qué es más grave este engaño que el del óxido nitroso?

Esta nueva etapa en la crisis de Volkswagen puede suponer a la compañía un quebradero de cabeza aún mayor. Las emisiones de CO2 están más controladas por los Gobiernos del mundo y hay objetivos muy exigentes en todos los países para cumplir con los niveles de dióxido de carbono, que es el gas señalado como responsable del cambio climático. El propio expresidente de Volkswagen, el dimisionario Martin Winterkorn, explicaba el año pasado que cada gramo de CO2 que reducían en sus vehículos suponía un coste técnico de 100 millones de euros a la empresa. Un coste elevado que podría explicar el interés en camuflar los niveles reales de emisiones.

¿Cuánto le costará a la compañía el arreglo de estos coches?

Depende. Solo para acometer las futuras reparaciones en los 800.000 vehículos, la compañía ha reservado 2.000 millones de euros. Una cantidad que se sumaría a los 6.700 que ya provisionó para el arreglo de los 10,5 millones de coches que emitían un exceso de óxido nitroso (NOx). A esta cantidad habrá que sumarle las posibles multas que le impongan los países por sobrepasar los límites de CO2 y las devoluciones que tenga que realizar por las ayudas aplicadas a sus modelos de bajas emisiones.

¿Cuál es el efecto sobre España?

El vicepresidente mundial del Grupo Volkswagen, Francisco Javier García Sanz, confirmó al ministro de Industria, José Manuel Soria, que las "irregularidades" que descubrieron en las emisiones de CO2 afectan a unos 50.000 vehículos en el mercado español. La filial del grupo en España, preguntada por 20minutos, desconoce aún los modelos a los que afecta en nuestro país y si son los mismos que en el resto del mundo. Entre los modelos filtrados por Bloomberg, hay tres con una vinculación especial con España: el Seat Ibiza y el Seat León se fabrican exclusivamente en la planta barcelonesa de Martorell. El Volkswagen Polo, por su parte, se monta casi exclusivamente en la planta navarra de Landaben. Un portavoz de Seat explica a 20minutos que "no están preocupados" porque estos coches puedan estar señalados en este nuevo caso de fraude de emisiones. El grupo alemán se comprometió a invertir 4.200 millones en nuestro país: 3.300 en Martorell y 900 en Landaben. Unas inversiones que, según el ministerio de Industria, no corren peligro.

¿Tendrán que devolver las ayudas del PIVE?

Volkswagen se compromete a afrontar "todos los costes" de este nuevo 'trucaje', incluyendo las ayudas que hayan recibido la compras de vehículos afectados en el Plan PIVE. El posible exceso de emisiones de CO2 fue el motivo que esgrimió el Gobierno español para solicitar el 26 de septiembre a Volkswagen la devolución de 1.000 euros por coche. Volkswagen alegío entonces que el fraude no afectaba al dióxido de carbono, sino al óxido nitroso. Pero ahora se sabe que 50.000 vehículos en España tambien emitían un exceso de CO2. Si se mantiene Industria en la idea inicial de pedir una indemnización, serían 50 millones lo que debería pagar el grupo alemán. El ministro Soria ha asegurado sin embargo que primero "habrá que determinar cuántos de esos 50.000 coches recibieron la subvención".

¿Qué otros beneficios conllevan las bajas emisiones de CO2?

Los vehículos con bajas emisiones de CO2 no solo disfrutan de ayudas a la adquisición por el plan PIVE. También reciben bonificaciones en el impuesto de matriculación, en el impuesto de circulación e incluso se paga menos por aparcar en las zonas de estacionamiento especiales de ciudades como Madrid. Si se descubre que estos vehículos emiten más CO2, la Administración habría cobrado menos de lo que debería atendiendo al nivel real de las emisiones.

¿Cómo afecta al usuario?

Volkswagen subrayó en su comunicado del miércoles que "los vehículos afectados son técnicamente seguros y aptos para la circulación", pero si están emitiendo CO2 por encima de lo certificado, significa que también se está consumiendo más combustible. Los usuarios han estado por lo tanto pagando más gasolina (o diésel) del que les prometió la compañía al venderles el coche. "Este fraude es un salto cualitativo", aseguró la OCU tras conocer que la nueva fase en el escándalo de Volkswagen afecta también al CO2.

¿El fraude del óxido nitroso estaba ya solucionado?

Para nada. La compañía envió recientemente un mail a todos los usuarios afectados por el exceso de emisiones de los motores EA189 para informarles de la próxima reparación de su coche. El grupo alemán, a través de su presidente Matthias Müller, informó de que los arreglos se llevarían a cabo a lo largo del próximo año 2016, pero después la compañía admitió que, debido a las características técnicas de algunos motores, el arreglo de los motores de última generación podría alargarse más en el tiempo. El asunto, además, está en los tribunales de varios países, incluido en España donde la Audiencia Nacional, a través del juez Ismael Moreno, ha abierto una investigación por fraude en las subvenciones, estafa por publicidad engañosa y posible delito medioambiental.


 

© 2019 - Sernutec - Servicios y Nuevas Tecnologías